La administración ha puesto en jaque a el sector de ocio de bebidas espirituosas.

Dueños de discotecas de España tendrán que estar alerta de los programas y tretas utilizadas para no declarar en muchos casos ni un 20% de la facturación realizada.

Unido al elevado precio de las copas, en los que en muchos casos no existe ni tarifa de precios disponible y la facilidad a la hora de maquillar los resultado de facturación, hacen de la noche un sector con altos niveles de fraude fiscal.

Toda la noticia aquí

¿Es excesiva la prisión provisional del Govern Catalán?

¿Son las medidas de prisión provisional proporcionadas?   La prisión provisional es una medida consistente en limitar la libertad individual y que es ordenada por el órgano jurisdiccional competente. Su objetivo último es el uso de esta medida como instrumento...

leer más